«Ánimo, soy yo, no teman». Mc 6,45-52.

Evangelio de San Marcos 6,45-52.

• Los avances de la misión de Jesús continúan. Hoy tenemos un auténtico thriller cargado de suspenso y emoción: Jesús se manifiesta a sus discípulos en medio de la tempestad.
• El centro del episodio son las palabras con las que Jesús se identifica: «Yo soy, no teman». Resuena en ellas el eco de la identidad de Dios cuando se manifiesta a Moisés: «Yo soy».
• El contexto de esta manifestación –teofanía– de Jesús contribuye a darle su sentido. Jesús había embarcado a sus discípulos solos. Él despidió a la gente y se retiró a orar.
• De pronto ellos se encuentran en medio de una tempestad sin saber qué hacer. Se espantan. Hay un simbolismo en este hecho: la tempestad es lo que están viviendo y vivirán en medio de la gente a la que son enviados: «¿Dónde está el Señor? Nos ha dejado solos».
• Él está presente, pero de un modo discreto, imperceptible: Él está en oración y tiene presentes en su súplica al Padre a sus discípulos.
• Al aparecerse ante ellos en medio de la tempestad, lo que hace es infundirles serenidad y paz, y garantizarles que está en medio de ellos acompañándolos.

Fco. Quijano OP.

    Leave Your Comment Here

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.