La elección del Prior Provincial

Por Fray Pablo Iribarren Pascal, OP

Buenas Noches.

Permítanme, mis estimados lectores, que esta tarde dominical, mi Buenas Noches, se centre, con la brevedad acostumbrada, en la institución religiosa a la que me incorporé desde mi juventud -dieciocho años- con el anhelo que surgió en mi corazón, por Gracia de lo Alto, de incorporarme a la acción evangelizadora de la Iglesia, que acompaña a las comunidades de la Selva Amazónica Peruana.
Dichas comunidades, aisladas en la Selva Amazónica, se encuentran confrontadas, y en peligro, por nuestra cultura moderna. El deseo y práctica de la Iglesia Católica es acompañarlas en esta situación, y fue también mí deseo. Sin embargo, como dice el escritor inspirado: “El viento sopla donde quiere y tú oyes su silbido; pero no sabes de donde viene ni a dónde va. Así le sucede al que ha nacido del Espíritu” (Jn 3,8); el Espíritu lleva a uno a donde menos lo espera. Esto sucedió conmigo y ahora me encuentro en Chiapas y con ustedes.
Soy miembro –fraile- de la Orden de Predicadores, fundada por Santo Domingo, en el siglo XIII, conocida también, como la Orden Dominicana, institución religiosa de la Iglesia y al servicio de la misma, en muy diversas culturas y naciones, en tiempos pasados y también en el presente.
Inicialmente había pensado escribir, el día de hoy, unas notas sobre la Festividad del Jueves del Corpus, que vivimos este jueves pasado con alegría y acción de gracias; festividad que se celebra sesenta días después de la Pascua de Resurrección del Señor Jesús, después de la primera luna llena de primavera del hemisferio norte. Corpus Christi es la presencia de Cristo en la Eucaristía, ofrenda a la Gloria de Dios a nombre de la humanidad de todos los tiempos y del universo entero; Cristo hecho Pan de Vida, alimento de la Iglesia Peregrina en su servicio al mundo y garantía de Vida Eterna para quien lo recibe con fe, en espíritu de verdad y amor solidario.
También había pensado escribir mi Buenas Noches sobre las elecciones nacionales que se celebran este domingo, día 6 de junio, y la necesidad de participar en ellas, aunque a veces nos despierten dudas sobre su eficacia, no siempre acertada, en la elección de dirigentes locales, estatales y a las cámaras de representantes. Es necesario y democrático ejercer nuestro derecho al voto secreto, libre y, sobre todo, consciente. Resulta injusto y doloroso el asesinato de políticos y candidatos a alcaldías (91) hasta la víspera de las elecciones.
No quise explayarme tampoco en este tema, de tanta importancia, pues he querido más bien destacar, el día de hoy, un acontecimiento de la Orden Dominica a la que pertenezco, que en México se lleva el nombre de Provincia de Santiago. Me refiero a las elección del Prior Provincial, el dirigente o coordinador general de la Provincia, que iniciamos en semanas pasadas y concluyó este viernes. Prior Provincial, es una expresión antigua que vivimos con espíritu moderno.
Nuestro sistema de elección de cargos o servicios en la Provincia se remonta al siglo XIII, pero, no por eso es arcaico o anacrónico, pues, de facto, se trata de una forma especial de democracia en la que participamos todos. En un primer momento, en la elección del Prior Provincial, todos los miembros de la Provincia se integran, en este ocasión, en ocho colegios electorales. Semanas antes de elección los colegios electorales nombran sus Representantes al Capítulo Electivo del Provincial en el que participaran junto con otros frailes que tienen voto por derecho, según las Constituciones, por haber sido nombrados priores de los conventos o comunidades numerosas.
En definitiva todos los participantes en la elección del Prior Provincial, que en nuestro caso tuvo lugar este viernes pasado, en el Convento de Nuestra Señora la Virgen de Fátima, en León, Guanajuato, fueron elegidos democráticamente; esto les da el derecho a participar en el grupo de electores, Capitulares les decimos, pues se reúnen en el Capítulo Provincial que nombra a nuestro dirigente mayor o Prior Provincial.
Este viernes pasado fue elegido y nombrado, Prior Provincial de la Provincia de Santiago de México, Fray Luis Javier Rubio Guerrero, en conformidad con el sentir de todos los frailes dominicos de México. Fray Luis asumió el cargo con actitud de obediencia y ánimo de servicio a la Provincia por un período de cuatro años -2021 a 2025. Con anterioridad, hará unos ocho años, se le ofreció este mismo servicio, pero declinó, pues no se considera capaz de asumir tal carga y responsabilidad. Hoy la aceptó bajo obediencia.
Procede Fray Luis Rubio Guerrero de San Luis Potosí, desempeñaba en estos momentos el servicio de Consejero y Delegado del Maestro de la Orden para las Provincias de América Latina, desde el año 2016. Se caracteriza por su prudencia, sabiduría y comprensión. Tenemos grandes esperanzas en su capacidad de gobierno por su espíritu y entrega. El nombramiento de Fray Luis es motivo de alegría para toda la Familia Dominicana de México y también para sus padres, Francisco Javier Rubio López y María Martha Guerrero Prado, a quienes agradecemos por su hijo.
Mi felicitación y saludo a las monjas en sus monasterios y a religiosas asociadas a la Orden Dominica y a todos los laicos, seglares asociados a la Orden. Y a todos mis amigos y amigas en Facebook, Paz y Gozo en el Señor.

Fray Pablo, OP

    Leave Your Comment Here

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.